Adios queja en el 2017

BY joan No comments

Si uno tuviera tiempo, imaginación, paciencia y la seguridad de que su texto será leído por multitud de lectores que aplaudirían sus palabras, seguro que podría encontrar 2017 razones por las que empezar este nuevo año lleno de alegría y vitalidad .
Pero como no es así, me voy a limitar a ser más pragmático y menos extenso.
 
    Pienso que vivimos en un estado de queja permanente que nos impide ver la vida con el optimismo como bandera. No aspiro a que este optimismo sea siempre presente, pero si nos paramos a pensar tendemos a ver la vida muchas veces con el vaso medio vacío en vez de medio lleno.
Es mucho más fácil quejarse que hacer, es mucho más fácil criticar que realizar, es mucho más práctico echar las culpas a los demás que no ser consciente de las limitaciones y de los errores propios. Es mucho más cómodo vivir en un estado de queja permanente que no en un estado de búsqueda de soluciones, en definitiva, nos sentimos más seguros en nuestra zona de confort, aunque esta sea ineficaz, que no fuera de ella (ya estoy con uno de mis mantras más recurrentes dirían algunos de mis críticos favoritos)
 
Pero personalmente en este 2017 tengo el firme propósito y la aspiración a nivel educativo  de que esto se ha acabe.  Ha de quedar atrás definitivamente el estado de queja. He de abandonar esos artículos del bloc donde sólo hacía que mirar lo negativo del mundo educativo, eso es lo fácil: quejarse, criticar, decir que yo lo haría de otra manera... dicho de otra forma: el gran propósito para este 2017 es el de vaciar los bolsillos de verbos como observar, opinar o criticar entre otros y llenarlos de verbos como ACTUAR, DECIDIR, PROPONER, CONSENSUAR entre muchos.
 
 
 
Este 2017 va a marcar un momento importante y crucial en mi vida laboral o profesional, el reto de tomar la dirección de la escuela el próximo septiembre, es sin duda un hecho lo suficientemente importante y trascendental como para enfocar este nuevo año de manera diferente. Se ha acabado pues el tiempo donde la reflexión, o el sueño de una escuela mejor entraba en el terreno de la utopía. Adelante quedan seis meses para poner los pilares a un nuevo proyecto de dirección que lejos de los libros leídos, lejos de los artículos escritos en este blog sea real.
 He de despertar al mundo real para poner en acción el tiempo de reflexión. Más que nunca ahora que está a punto de decir adiós este primer día del año Que los miedos, las incertezas, los palos en las ruedas que puedan surgir se diluyan y dejen subir a la palestra la ilusión, las ganas y el convencimiento.
 
Decir adiós a la queja no es fácil, se trata de hacer más que de decir, por eso el nuevo proyecto de dirección ya ha empezado a dar sus primeros pasos, en este tiempo de vacaciones navideñas. Y en este periodo cabe decir que la la señora queja ha aparecido, pero de momento hemos sabido contrarrestarla.
 
Dejemos el terreno de las quejas, quedémonos en lo que realmente importa: Tengo a quien querer y muestras de sobras de gente que me quiere, tengo una salud que me permite realizar mis pequeños retos. Tengo un proyecto ilusionante y ganas de llevarlo a cabo ¿Tengo pues, motivos para la queja?
 
¿Alguien se le alcude un motivo más emocionante o ilusionador para empezar el año?

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada