Polivalente

BY joan IN No comments

Desde muy pequeño me ha gustado el fútbol.

    Como en cualquier familia, en la que los niños imitan los gustos y pasiones de sus progenitores, en la mía no fue diferente, la pasión por este deporte y en concreto por los colores azulgranas ha estado presente y sigue estando de padres a hijos. De los muchos aspectos, detalles y demás que afectan a este deporte rey, hoy me quiero detener en uno: Si sois mínimamente seguidores de cualquier rueda de prensa de un entrenador, le habéis oído decir alguna vez: - Fulanito es imprescindible para mi, puede jugar en cualquier posición porque en todas cumple, si no es de lateral, de extremo, sinó de defensa o centrocampista: es un gran jugador Polivalente. Generalmente estos jugadores polivalentes nunca llegan a ser unos auténticos cracks mediáticos, casi nunca ganan premios individuales, casi nunca son los preferidos por la afición, pero sin embargo son de los más preciados por sus entrenadores y son imprescindibles para ellos. 

      Pienso que en las escuelas deberíamos tender a buscar ser profesores polivalentes. A mi entender uno de los principales errores que ha cometido la legislación educativa en primaria en los últimos años es formar profesores especialistas de diferentes ámbitos: Música, idioma extranjero, educación física… con esto ha conseguido que cada vez desde más pequeños, los alumnos acudan a su clase, como quien acude a un desfile de modas, y vean desfilar delante de ellos, que si el profe de música, la de inglés, la chupiguai de educación física… ya sí encontrarnos con niños que en primero tienen más de cuatro cinco maestros diferentes. 
¿Esto que conlleva? 
      Yo he encontrado tres posibles consecuencias (querido lector, auguro que tú quizás veas más que yo): La primera, una pérdida de referencia por parte del niño o niña hacia la figura del tutor. En casos donde entran muchos profesores los niños pueden estar un dia o muchas horas del día sin su tutor o tutora, eso provoca que se sientan sin un punto de referencia y no sepan a quién acudir ante un problema o dificultad, a estas edades tan tempranas, pienso que hace falta una persona que les tutele las máximas horas posibles. Si que es verdad que todos los profesores hemos de tener nuestra alma de tutor, pero ha de ser uno donde los alumnos vean su faro.
      Los profesores especialistas, van deambulando por las clases y les cuesta encontrar su sentido educativo. Estar en una escuela es mucho más que dar una asignatura, ser educador es mucho más que enseñar a cantar, dibujar, sumar o hacer volteretas, educar viene del latín ducere que significa guiar. ¿Puede de verdad un especialista que entra una en quinto, luego baja a primero y luego hace clase en cuarto guiar de verdad a un grupo o a un alumno? 
       El ser especialista puede originar situaciones de confort, puede provocar que me olvide que en la escuela se dan otro tipo de contenidos que se alejan de mi campo de acción. ¿qué le interesa el especialista de educación física qué método utilizan los niños para empezar a leer? (interesar le debería interesar, pero le afecta en su asignatura? le concierne? sólo si tiene interés relativo…) 
       También, por otra parte y totalmente a la inversa del segundo motivo, puede provocar frustración por parte del especialista por no sentirse protagonista del crecimiento del niño o niña, por sentirse en tierra de todos y en tierra de nadie, por sentirse que ahora voy a primero y ya no los veo hasta dentro de tres días y sólo sé de ellos su nombre y su nivel de (inglés, música…) Un verdadero educador, una persona que sienta la escuela como algo global, que quiera sentirse parte de la vida de unos alumnos que crecen, en el papel de especialista ha de tener días verdaderamente duros.



      Por eso, soy de la opinión que hoy más que nunca, donde el sentido pleno de la palabra educar ha de recuperar su máximo esplendor, necesitamos en nuestras escuelas maestros polivalentes, docentes que puedan llevar a cabo asignaturas diversas, nos hemos de alejar de los especialistas y centrarnos en equipos de docentes polivalentes que puedan hacer frente a todo tipo de contenidos. 
    Porqué estamos en primaria, porque estamos en la era de internet, porque el maestro ya no es quien lo sabe todo, porque las habilidades (y sobre todo las sociales) han de pasar por encima de los contenidos… por todo eso dejemos de ser islas en la escuela y pasemos a ser colectivo,  quizás si pasamos a formar equipo con los alumbnos, con los padres con el resto de claustro y dejamos de formar equipo de nuestra asignatura, quizás todo vaya mejor…. 

 PD: En ningún caso pretendo menospreciar, ni mucho menos, la gran tarea que realizan miles de especialistas. Es una de mis ideas acertadas o no de lo que debería ser una escueula del siglo XXI

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario