Las otras caras de la escuela

BY joan IN No comments

     En una sociedad como la nuestra, con una cultura que tiende hacia una jerarquía piramidal, acostumbramos a clasificar los miembros de un colectivo por la importancia que creemos que tiene. Una importancia relativa, subjetiva y muchas veces falsa. 
       Esta circunstancia también resulta a veces visible en la escuela: Entendemos que muchas veces la dirección está por encima de los profesores del centro, que estos, están por encima de los alumnos y de los padres. Pero… ¿Y el personal no docente que conforma también y es parte de la comunidad educativa del centro? 
     Según la Ley de educación, esta establece que la comunidad escolar está integrada por los alumnos,madres, padres o tutores, personal docente, otros profesionales de atención educativa que intervienen en el proceso de enseñanza en el centro, personal de administración y servicios del centro, y la representación municipal y , en los centros privados , los representantes de la titularidad.

       O sea, que el PAS (personal de administración y servicios) también forma parte del funcionamiento y engranaje de la escuela. Pues, ante esto, permitidme que hoy, que rinda un sencillo, humilde y cariñoso homenaje hacia todo este colectivo, que muchas veces desde diferentes colectivos de la comunidad educativa no valoramos lo suficiente y tendemos a verlos como agentes de segunda fila en el ámbito de la escuela. Y no debería ser en absoluto nada parecido a esto, ya que en realidad son parte básica, e imprescindible: Pongamos que hablamos de una escuela concertada cualquiera donde podemos encontrar: Un Secretario, un administrador, un portero y un cocinero. 

     La persona que está en la portería o en la recepción es la primera cara visible de la escuela, es la encargada de abrir las puertas de nuestra casa, es la persona que canaliza muchas veces la primera impresión que tienen las familias ( ya sabemos que en numerosas ocasiones es la primera impresión la que cuenta). Sus habilidades sociales son básicas para que las familias se sientan acogidas desde un primer momento. En numerosas ocasiones se convierte en el primer filtro que utilizan los padres para canalizar sus críticas hacia algún profesor o actividad de la escuela, de ella dependerá saber torear, saber discriminar aquello importante o aquello relativo. Ha de mostrarse acogedora, ha de saber defender las opciones del centro y del profesorado y ha de tener una gran capacidad de empatía hacia las personas que vienen a ella. En ocasiones se convierte en la recepcionista vía telefónica con lo que también requiere una gran habilidad para saber atender las necesidades.
      El personal de administración aunque en algunos centros no tiene cara visible es de suma importancia: Toda la vertiente económica pasa por sus manos ( o por la pantalla de su ordenador) y de él depende en buena parte la sostenibilidad de la escuela. Debido a la crisis, en algunas escuelas, el administrador se ha convertido en el héroe invisible, aquel que consigue que muchas familias con apuros económicos consiga pagar lo mínimo para la educación de sus hijos: material, salidas, comedor…. actúa muchas veces de psicólogo escuchando las auténticas vicisitudes de las familias por llegar a fin de mes, se convierte en el malo de la película al exigir a ciertas familias que la educación de sus hijos es más importante que el último móvil de turno. Es una tarea ingrata que pocas veces recibe el reconocimiento que merece. 
     El secretario del centro, es aquel que informa a las familias de los pasos a dar para inscribirse, atiende a las familias para ayudarles a pedir becas, a pedir ayudas, mantiene contacto con las demás escuelas y es el encargo de velar por los registros de datos de la escuela. Es otra de las caras visibles de la escuela de mucha importancia ya que por ella pasan los futuros “clientes”, su trato personal será clave para convencer a las familias de la capacidad acogedora del centro. 
    En un centro también podemos encontrar el personal de limpieza y el personal de cocina, otro de los servicios importantes para el funcionamiento del mismo. Ya que a veces se presupone que estas tareas se realizan sin la presencia de alumnos o familias pero a veces no es así, y el trato familiar también es importante y su tarea imprescindible. 

     Haríamos muy bien de valorar como se merecen al personal de administración y servicios de una escuela, haríamos bien de de vez en cuando reconocer públicamente su labor, haríamos bien de no considerar a nadie de la comunidad educativa por encima y a otros por debajo, porque tal vez estamos perdiendo de vista, de que si alguien ha de estar en el centro de una escuela, no son los profesores ni el equipo directivo sinó los alumnos.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada