Marcha atrás...

BY joan No comments

En el siglo XVI  ir a contracorriente era comprar muchos números para acabar en la hoguera. Las creencias no podían ser discutidas a pesar de los fundamentos lógicos e incluso probados que hacían algunos científicos o investigadores. Uno de los máximos ejemplos lo podemos encontrar en el astrólogo italiano Galileo Galilei que se atrevió a formular la teoría de que la tierra no era el centro del universo y que era la tierra que giraba alrededor del sol y no al revés. Esta teoría fue acusada de herejía y Galilei para salvar su vida tuvo que jurar que sus teorías no eran ciertas. ....

    Hay muchos maestros que creen que el libro de texto es el centro del aula, del aprendizaje, el vadevecum del maestro y que todo gira a su alrededor, su libro de texto es la verdad absoluta y fuera de él no existen otras maneras de hacer. Si bien, los que no estamos muy convencidos de esta sentencia, no somos acusados ​​de herejes, si es cierto que debemos estar batallando para hacer entender, que en el siglo XXI, el alumno debe de beber de diferentes fuentes, que la educación tradicional el libro y libreta no tiene cabida como verdad absoluta y única en nuestras aulas si es que queremos conseguir un auténtico aprendizaje significativo.

    En el siglo XVI no se dejaba a la gente pensar, en el siglo XXI tenemos la suerte de poder hacerlo, no debe venir una editorial a decirnos que tenemos que hacer y cómo hacerlo en cada momento, nos puede ayudar esto si, pero nunca ser verdad absoluta.
 ¿Por qué no aprovechar todo lo que la red nos da?

 Me preocupa pensar, que si mis padres, un día me vienen a ver en la escuela, reconozcan conmigo, al maestro que ellos tuvieron y los transporte a 60 años atrás. libro, libreta ...

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada