Vender el producto

BY joan No comments

Hay dos tipos de tareas o funciones que hacemos en la vida: Aquellas que realizamos simplemente por el mero hecho que nos vienen impuestas por alguien, o aquellas que hacemos porquè nos creemos de verdad que su realización repercutirá en un bien social o propio. Es cierto que en el primer caso, aquellas que vienen impuestas pueden acabar siendo tomadas como propias y creernos las de verdad pero... 


     Hay que saber vender el producto sea cual sea nuestro punto de partida, es más fácil que un comercial venda su enciclopedia si cree firmemente que su compra pueda repercutir beneficiosamente en el comprador, sólo los comerciales más entusiastas, aquellos que ponen pasión, ilusión, son capaces de vender lo inimaginable. En educación pasa lo mismo, hemos de ser capaces de saber vender nuestro producto a los alumnos, aquí radica la madre de los huevos de oro, si no somos capaces de contagiar ilusión, difícilmente vamos a provocar que lo que enseñamos o transmitamos acabe por formar parte del engranaje mental de nuestros alumnos. 
Hemos de provocar cambios pequeños en la mentalidad de algunos docentes: 

  • Enseño esto porque lo pone el libro. 
  • Me he apuntado a este curso porque alguien me lo ha recomendado 
  • Pongo los alumnos en fila porque siempre lo he hecho. 
  • Trabajo en grupos cooperativos porque lo dice el coordinador 
  • Me reuno en departamentos porque lo manda el director
  •  Hago esta encuesta porque lo dice el inspector 
  • No hago esta dinámica porque pierdo tiempo …. 
              Es decir, no podemos transmitir sinó nos lo creemos, si yo no me creo que el contenido que pone en tal libro de texto es válido, es útil para los alumnos, ¿para qué perder tiempo en clase? Si yo trabajo en nuevas metodologías simplemente porque me han hecho hacer un curso y ya está, o distribuyo la clase porque todo el mundo hace lo mismo… ¿De verdad me creo, que estoy haciendo algo positivo para mis alumnos? ¿Tiene algún sentido hacer algo que yo no le veo sentido? ¿Algo que hago por imposición? ¿Hacia dónde me lleva esto? Hemos de creernos lo que hacemos, hacer por hacer no por favor, prefiero un maestro con su libro de texto, sus montañas de hojas por corregir pero entusiasta y motivado con su tarea, que no aquel que hace mil apuestas innovadoras pero no se cree ninguna de ellas. 

     Un buen líder ya sea de un equipo de maestros (director) o un profesor con sus alumnos,es aquel que se cree lo que dice, que se cree lo que enseña, que se cree lo que vive. 
 Provocar pequeños cambios que lleven a: 
  •  Enseño esto porque tienen valor en el presente y en el futuro de un alumno 
  • Me ha apuntado a este curso para compartir experiencias y saber más para poder aplicarlo después.
  • Trabajo en grupos cooperativos para favorecer la relación entre iguales y fomentar su compromiso con los demás 
  • Me reuno con el departamento para compartir inquietudes y buscar entre todos nuevos caminos 
  • Hago esta encuesta para poder saber qué opinión tenemos todos los docente… ….
 Personalmente tengo muy claro hacia donde deriva mi vocación, lástima que haya gente que no.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario