un cuento sobre la evaluación

BY joan No comments

Los protagonistas de esta historia son nacidos de la mente del autor del escrito, cualquier parecido con la realidad es pura concidencia...

    Han quedado todos a las seis en la biblioteca, la convocatoria como no podía ser de otra manera lo han hecho por whashap, unos con su propio móvil y otros con el móvil de sus pacientes madres que a cambio de que el niño o niña se calle y no le pida uno para él, tienen el whashap lleno de grupos de clase, grupos de amigas, grupos de guays, grupos de patio o grupos de molones ... 
      A las seis y diez ya están casi todos, la Señora Pilar, la paciente bibliotecaria, les ha reservado un aula de trabajo para que estén bien tranquilos, ya los conoce casi todos. Utilizan la biblioteca para hacer de todo: Deberes, estudiar (esto es la versión oficial) pero también, y la señora Pilar es consciente, para establecer amistades secretas, planes de futuro inviables, miradas furtivas hacia niños y niñas de otras escuelas, o bien sencillamente jugar con el ordenador o curiosear por internet. Y leer? Esto ya es otra historia no tan bonita .... 

     Hoy sin embargo, no se han reunido para hacer ningún trabajo, ni para hacer estudiar para un examen, de hecho la evaluación ya se ha acabado y las vacaciones ya se atisban en el horizonte. Hoy se han reunido para hacer la reunión de evaluación a los maestros. Si, si, como habéis oído, Carlos, el promotor envió un whashap a todo el grupo clase, haciéndoles saber que harían una asamblea para valorar cómo había ido el trimestre. No era la primera vez que hacían una y como Carlos era un líder natural y comprometido, una semana antes ya había colgado una parrilla en Drive y cada uno pudo hacer las aportaciones necesarias para agilizar la reunión y no caer en contar anécdotas de uno u otro que lo que hacen es alargar la reunión y no llevan a ninguna conclusión. Así pues, todo el mundo ya está preparado, algunos llevan el documento en la tablet, otros el móvil, los más románticos y nostálgicos (aunque tienen doce años) se la han impreso y Carlos tiene un portátil último modelo, a fin de poder ir escribiendo todo lo que salga de la reunión. 

      La asamblea es muy participativa. En primer lugar hacen una valoración global de cómo ha ido el trimestre, primero hacen un repaso a las actividades de la escuela, cuestionan si las actividades promovidas por el claustro han sido bien orientadas y organizadas, si han despertado su interés, si han sido adecuadas a la época actual y si los han ayudado a crecer, si han fomentado su participación y la de las familias ... a continuación hacen un repaso de los maestros que entran en su aula, se preguntan si hay un criterio común, si todos van a una, algunos piensan que hay algún maestro que es más cercano, otros piensan que la de plástica es más exigente, algunos creen que hay un par que se quieren hacer los colegas pero que están totalmente desfasados. .. ríen, Carlos les llama al orden y les recuerda que el objetivo no es juzgar a la persona sino su tarea. Por eso el segundo punto se centra en la tarea docente: Asignatura por asignatura y docente por docente, van dialogando sobre los puntos fuertes y débiles de cada asignatura y de quien la imparte: Si la asignatura responde a sus necesidades, si los hace ser más competentes, si el maestro ayuda a hacer crecer y potenciar sus fortalezas, si hay una adecuación de los procedimientos con la manera de hacer actual, si la competencia digital está presente en las clases, si la evaluación es justa y real ...

 La reunión es muy productiva, ya que todo el mundo antes se la ha preparado previamente y Carlos puede ir completando el documento con las aportaciones de todos. No siempre todo el mundo está de acuerdo con la mayoría, la subjetividad también es muy importante, por eso hay momentos donde el moderador debe intervenir moderando y procurando llegar a un consenso que guste a la mayoría. 

  La reunión acaba, todo el mundo marcha contento porque sabe que Carlos ahora enviará esta acta a todos los Maestros que entran en su clase y que éstos las leerán con atención y el próximo trimestre seguro que irá mejor.

Como todo los cuentos, el lector siempre imagina que ojalá algún día la ficción supere a la realidad  ¿no?

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada